www.arteyaprende.com · manualidades · escultura · pintura · dibujo · modelado · bisutería...

arteyaprende.com

arte y manualidades

 un emprendimiento del grupo: www.laescuelavirtual.com  

 

 
MENU
Portada
Quienes somos
Que es arteyaprende.com?
Políticas de Privacidad
Contactar
     
 
TUTORIALES GRATUITOS
En el taller
Sección de dibujo
Sección modelado
    Sección manualidades
Sección joyería abalorios
 
CURSOS
Cursos de Moldes Silicón, Látex, Hoja de Oro, Policromía, Talla en Madera en www.laescuelavirtual.com
 
 
SECCIÓN DE DIBUJO

1

 

 SECCIÓN DE DIBUJO

 

DIBUJO DE PAISAJE A LÁPIZ

 

Capitulo 01

 

Requisitos del dibujo de paisajes

  Excelente ejemplo de las cualidades que ha de poseer un dibujo de un paisaje abierto, es esta obra, que lleva por titulo "La Crau" y que fue realizada por Vincent Van Gogh (1853 -1890). El dibujo, ejecutado con pluma y tinta china, presenta una amplia extensión de terreno cultivado dividida en franjas, mediante claroscuros, leves contrastes y pequeñas líneas paralelas.

 

La ejecución de dibujos que tengan como motivo primordial el paisaje requiere una disposición especial por parte del artista, puesto que ha de ser el propio análisis del natural y el ejercicio las pautas que habrá de seguir. Dentro de los tipos de paisajes que con mayor frecuencia se encuentra el dibujante, es el paisaje abierto el que ofrece las estructuras más simples. El protagonista de un paisaje abierto es el horizonte, y los demás elementos pierden importancia frente a aquél. No obstante, la dificultad de ejecución de estas imágenes estribará en la escasez de referencias que existen para dar sensación de profundidad, puesto que no aparecerán montañas elevadas ni casas o árboles en los últimos términos.

 

Será clave, por tanto, poner en juego los conceptos de atmósfera y perspectiva, que ya se ha explicado en el curso de dibujo básico. Dibujaremos la atmósfera disminuyendo el contraste de los tonos a medida que vamos avanzando hacia la lejanía. Nunca podrán existir grises oscuros ni blancos en los tonos alejados, tanto en el cielo como en la superficie de la tierra.

En cuanto a la perspectiva, el tamaño de las formas también dependerá del horizonte: cuanto más lejanas a éste (es decir, cuanto más cerca del primer término), más grandes y definidas serán. Para lograr plenamente la sensación de profundidad nos ayudarán algunos elementos (unos árboles, por ejemplo), dibujados en la zona más cercana al espectador.

Las líneas horizontales

En el dibujo de un paisaje abierto, son las estructuras horizontales y paralelas a la línea de horizonte, las responsables parcialmente de que se produzca una sensación de amplitud y dilatación en el dibujo. A esto el dibujante habrá de sumar el tratamiento tonal diferente que ofrezca la sensación de atmósfera, mediante la aplicación de una gama de grises al fondo del paisaje.
 

  Ejemplo:
 

Ejecutado de una forma muy rápida y con grandes trazos, podemos ver el esquema de estructuras horizontales presentes en un paisaje dilatado: las distintas zonas se superponen hasta alcanzar la línea de horizonte.

 

     
  En este dibujo podemos apreciar ya el paisaje plenamente ejecutado con lápices de grafito. Hemos cubierto con los trazos del lápiz las distintas zonas del esquema, cuidando la adecuada entonación y contrastando los planos de profundidad.
 

El encuadre en el paisaje abierto

La primera norma que debe tener en cuenta un dibujante cuando pretenda interpretar un paisaje es que la Naturaleza siempre está bien compuesta. Habrá que encuadrar el trozo que se desea dibujar, y para ello será preciso trazar la línea del horizonte y buscar una distribución asimétrica de los elementos que intervengan. Los errores más frecuentes al encuadrar un paisaje suelen consistir en situar la línea de horizonte muy elevada, excesivamente baja, o exactamente en el centro del tema artístico a desarrollar. Para llevar a cabo correctamente el dibujo del paisaje abierto de nuestro ejercicio, trazaremos la línea de horizonte por debajo del centro del papel. Buscaremos luego un encuadre que resulte variado para el tema y trataremos con mayor definición los primeros términos, sin llegar a perfilar excesivamente las nubes, para que no pierdan su característica de masas móviles y cambiantes.
 

  HORIZONTE EXCESIVAMENTE ALTO: En este apunte del tema, observamos que casi no aparece cielo en el dibujo por falta de espacio, y no se logra el efecto de paisaje abierto.
     
  HORIZONTE DEMASIADO BAJO: En este otro caso vemos que los efectos que se producen en la zona inferior del dibujo tampoco dan la sensación de paisaje dilatado.

 
     
  HORIZONTE INTERMEDIO: En este boceto el horizonte aparece en la mitad del dibujo, por lo que resulta demasiado simétrico y monótono de estructura.

 
 

 

     
     
   

APLICACIÓN DE LA "SECCIÓN DORADA": Una forma de obtener una composición perfecta, desde el punto de vista estético, consiste en aplicar la "sección dorada" (A: B = B: C).

     
  Comenzamos ya propiamente el dibujo, partiendo de situar en primer lugar la línea de horizonte a la altura más adecuada, y bocetamos los elementos del primer término.

 
 
  Efectuamos una entonación muy ligera gris, reservando los blancos del primer término sin dibujar. En el último término, para reproducir la atmósfera, aplicamos escasos contrastes.

 
     
  Concluimos el dibujo construyendo las nubes (nunca de una manera muy concreta, para dar sensación de cambiantes), contrastamos más intensamente los tonos y relieves.

 

 

 

 

 


 

 

1
PUBLICIDAD